jueves, 2 de agosto de 2007

Recuerdos del horror

Los declarantes que han pasado hasta el momento desde el inicio del juicio a Von Wernich, coinciden en las palabras que este cura les enunciaba antes o después de las torturas que recibían en los centros clandestinos.
Frases como “colaboren” o “si hablan las torturas no serán tan fuertes” pronunciaba el ex capellán para ayudar a sus amigos, Etchecolatz, Camps y Pretti, a sacarles información a los detenidos.
Julio César Miralles atestiguó el jueves 12/7 y declaró que en COT I Martínez este cura apareció reiteradas veces, a cara descubierta y durante el día. El testigo recuerda una frase luego de 30 años: “Esto es por Dios y por la Patria”. Son las palabras latentes de Von Wernich, como los recuerdos morbosos y desgarradores de la dictadura militar que jamás se borrarán y prevalecerán con la bronca y el dolor de las victimas de este “fenómeno”, como lo denominó Julio Miralles al final de su testimonio.
Los 3 testimonios además coincidieron en conocer a Timerman y haber hablado con él en los distintos centros de detención. Éste les comentaba que había hablado varias veces con Von Wernich y le decía siempre lo mismo: “Hablá para que no te peguen más”.
Los testigos recuerdan al ex capellán y no olvidan las palabras que enunciaba, pero tampoco con la impunidad con la que se manejaba y la relación amistosa que tenia con Camps, Etchecolatz y Pretti “los peores de la historia”, como expresó Julio Miralles.

Otro testigo Juan Destefano, declaró el jueves 19/7, donde expresó que 13 veces entró y salió clandestinamente de las comisaría 22ª y 9ª de La Plata. Además manifestó haber estado en los centros COT I Martínez, Puesto Vasco y “el peor de los lugares”, según Destefano, Arana, donde recibió “las peores torturas que un ser puede recibir”.
El testigo reconoció que en Puesto Vasco los visitaba el cura Von Wernich, que era un partícipe más del grupo que torturaba. Así mismo declaró con angustia: “pasaron 30 años, ese fue el fallo de la democracia”.
Al momento de las preguntas, el abogado del acusado se refirió a la clandestinidad y por qué se hacía hincapié en la misma, a lo que el testigo le contestó: “si a usted le vendan los ojos, le atan las manos y lo llevan de un lado a otro durante la noche, sin que nadie supiera nada de nada, y a su vez está detenido-desaparecido durante meses… ¿no es eso clandestinidad?, no sé entonces cómo se denomina eso”.
Ese mismo día declaró Luis Guillermo Taub, quien pidió no ser televisado. El testigo estuvo en el Pozo de Quilmes y el Pozo de Banfield donde tenía que juntar los cuerpos de las criaturas (adolescentes) que amontonaban en los patios como si fueran basura.
Cuando estuvo detenido en COT I Martínez contó un anécdota del 24 y 25 de diciembre, donde los dejaron sin comer durante un día (agrega que no era algo novedoso) con la excusa de prepararlos para la llegada de un invitado especial que resultó ser Christian Federico Von Wernich. Para recibirlo hicieron un asado y luego del agasajo visitó a todos los detenidos a cara descubierta, vestido informal pero con una cruz de plata colgando de su pecho. “Venía como un cura apoyando su tropa”, expresó Taub, y también manifestó que estaba presente durante el desprecio que hacían hacia los judíos como Jacobo Timerman.

Lucas Ibarlucía, Estefania Arana, Sebastián Lavandera, Tania Heit, Laura Fernández Peredo, Juan Bonatto Seoane